Carne que odio.

Hoy tenía que que preparar una sesión de fotos, había quedado en que llamaría a mi colega que era el fotógrafo, para ultimar detalles.
No le he llamado.

Esta mañana, me he descargado un par de “wetransfers” que contenían los sets que hicimos este finde, las fotos eran buenísimas, pese a eso, no he podido sentir más que ira y asco al ver mi cuerpo desnudo.
Hoy mis pechos no eran cuquis, eran inexistentes, faltos de turgencia, feos. Mis caderas demasiado anchas al igual que mi cintura, era bajita con las piernas rechonchas y esmirriada de cintura para arriba. Los ojos saltones, los labios sin carne, ojeras, imperfecciones en la piel y varias marcas de expresión.
Esta era yo esta mañana, esta soy yo ahora mismo.

Le he enviado un whatsapp a mi colega el fotógrafo y le he dicho que no quiero hacer más fotos, que no me gusto, que se nota en como poso…que llevo dos años odiándome por no tener el cuerpo de hace 4 años atrás, que necesito que se me pase esto.
He de decir que quizás me he venido arriba, porque estaba escuchando “Explode” de The Cardigans y viajaba en tren, todo muy videoclipero.

Pero más que mi cuerpo hay algo que odio todavía más, el estar preocupada por estas estupideces. Es absurdo e imperdonable que una persona adulta pierda tiempo y existencia en plantearse tales cosas, y más teniendo en cuenta la cantidad de problemas reales que tengo y de toda la mierda que nos rodea, que es como para rayarse bastante.

A veces camino por la calle y envidio esas piernas esbeltas que no paran de cruzarse en mi camino, esos pechos firmes, los cutis matizados y los pelazos.
Me encuentro embobada mirando fotos de otras chicas envidiándolas, y me parece una forma patética y humillante de perder el tiempo.
Al final termino por sentirme doblemente mal conmigo misma, primero por lo que veo en el espejo, en segundo lugar por lo que encuentro dentro de mi cabeza.

Estoy segura de que no soy a la única persona que le ocurre eso, pondría la mano en el fuego de que todxs nos sentimos así muy a menudo, incluso aquellxs que fingen amarse y respetarse, aquellxs que siempre están alegres y conformes con la vida y el cuerpo que les ha tocado.
Creo que todxs hemos pasado épocas  en las que hemos sentido asco por nosotrxs mismxs, rabia al ver nuestros cuerpos, al tocarlos… Hemos envidiado, odiado a quien teníamos al lado, deseado otra vida, otra carne…

Entonces me surgen dudas sobre mi trabajo, sobre como represento mi cuerpo, sobre el posible ideal que esté reflejando.
Pienso en si hay personas envidiándolo, sintiéndose mal…
A veces creo que debería replantearme las cosas, enfocarlas de otro modo para no repetir estigmas, estereotipos, actitudes abusivas.

No quiero contribuir a esta mierda.

Anuncios

One response to “Carne que odio.

  1. lainxxiii dice:

    Es bien cierto que hoy en día (Y sobretodo en tu labor de trabajo) nos dejamos llevar por los estereotipos superficiales y banales por las que esta misma sociedad nos ha impuesto y dar una objetividad cuya imposición es de ellos como si fuese la nuestra misma en que es bonito o feo.
    En mi opinión obviamente todos tenemos los típicos complejos y analizamos las virtudes de un cuerpo que no sea el nuestro cuando inconscientemente desearíamos tener dichas virtudes pero…
    Si esa clase de envidia (Si se le puede llamar así) nos embauca que sea al menos por nuestra propia conciencia, sin venir de lo que todo el mundo piense en esa objetividad falsa puesto que la esencia de una persona es única y solamente nos debemos dejar llevar por ella misma para poder dar criterio a nuestra propia objetividad como base en nuestra mente pensadora.

    Decir también que hagas lo que hagas y un día te sientas bien por como tengas un trabajo y otro día sea totalmente al revés (insatisfecha) tu esencia no variará en lo absoluto, es más, lo que si es verdad es que como tu has dicho si te dejases llevar por toda la mierda que rodea al tema del aspecto en general la perderías.
    Lo que mas atraiga de todo tu trabajo y esfuerzo siempre será la esencia que transmitas en todas y cada una de cada cosa que hagas puesto que los ojos más audaces podrán ver que aquí lo que realmente importa es lo que transmitas y bajo esa objetividad plena de esencia es donde podemos llamarla auténtica belleza.

    Dicho esto, dejo mi mini opinión, espero no haber sido muy directo y que te haya sacado alguna sonrisa de animo, por supuesto que no te dejarías llevar ni contribuir por esta mierda!
    Adios y saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s